Hace un año, desde que inició la pandemia Rodrigo Gutiérrez recorre las calles de Medellín en su taxi y cuando ve un médico, enfermera o afín al sector salud lo transporta gratis.

Ellos dan la vida por nosotros (…), voy en mi carro andando y los saludos y les digo súbase”, cuenta el ejemplar taxista.

Rodrigo, de 68 años, lleva 38 trabajando como taxista, asegura que, aunque es su principal fuente para obtener su sustento y el de su familia, la gratitud es el mejor pago que recibe cada día.

 

Mira también: Con una muñeca con sangre amenazan a defensora de Derechos Humanos en Jamundí

 

 

Para qué plata (…), lo más importante son las bendiciones y eso recibo”, dice el conductor de servicio público.

La gratitud también se desborda entre 150 pasajeros que ha tenido.

Con la esperanza viva dice hasta cuando hará carreras gratis para el personal de la salud.

 

Mira además: Variantes de COVID-19 del Reino Unido y Brasil ya circulan en Antioquia

 

 

 

Hasta que me muera o se acabe el COVID-19”, señala.

Como aún no ha contraído el COVID-19 seguirá al volante recorriendo las calles de Medellín.