Graves denuncias hicieron campesinos del municipio de Convención, en Norte de Santander. Dicen que hombres armados, vistiendo prendas militares, se identificaron como las AUC y Urabeños y los torturaron, incluso los amenazaron con quitarles las uñas.

Las denuncias fueron más allá y los campesinos acusaron a militares pertenecientes a la Fuerza de Tarea Vulcano de ser los autores de las torturas, por lo que el Ejército emitió un comunicado donde confirmó que creó una comisión para investigar los hechos.

José del Carmen Abril, un líder de la asociación campesina Ascamcat, dijo que “lo que está generando preocupación es que ellos mismos están diciendo que ahora vienen como Ejército y detrás vienen ‘Los Primos’, pero hay señales alusivas como usted ha visto, a nombre de las Autodefensas y a nombre de los Urabeños, caso que ya tomó la Defensoría del Pueblo y la ONU”.

Edgar Pallares, el secretario de Gobierno departamental de Norte de Santander calificó el hecho, como una violación a los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

“Se ha convocado a una sesión del subcomité de protección, prevención y garantía de no repetición, del orden departamental para que junto con todas las autoridades escuchemos en primer lugar, a las comunidades que han sido afectadas, a las autoridades municipales y de otro lado también escuchar a la Fuerza Pública”, indicó Pallares.

Campesinos de la Vereda Guasiles y La Libertad, donde ocurrieron los hechos, dicen que sienten temor y unas 30 familias abandonaron la zona, además otras 50 estarían punto de desplazarse.

El secretario de Gobierno rechazó estos actos en contra de la población campesina, dijo que los militares deben responder por sus actuaciones.

Publicidad

Hasta la zona llegó una comisión de la Defensoría del Pueblo regional y de la ONU para verificar lo ocurrido que esta generado nuevos desplazamientos.

Por su parte, el Ejército Nacional respondió a las denuncias campesinas donde no niegan, ni confirman los hechos, pero sí anuncia la creación de un grupo jurídico para establecer si hubo extralimitación por parte de uniformados.

Por otro lado, hizo un llamado a las presuntas víctimas para que denuncien formalmente y alleguen material probatorio que permita establecer lo que ocurrió.

Las Fuerzas Militares advierten que de comprobarse la participación de uniformados en torturas, los responsables deberán ir a la justicia.