El General Nicasio de Jesús Martínez es el responsable de los anillos de seguridad en todas las áreas de acceso a la zona rural de San Vicente del Caguán, Caquetá, donde se está adelantando la décima y última Conferencia de las Farc.

Para activar el escudo programado para las vías que conducen al caserío El Diamante en los Llanos del Yarí, en donde están concentrados 300 guerrilleros, el comandante de la Fuerza de Tarea Omega ubicó un gran número de sus hombres en las zonas veredales donde se concentrarán los miembros de las Farc.

El general Nicasio de Jesús Martínez, comandante de la Fuerza de Tarea Omega afirma que tienen “cinco zonas y un punto que son las áreas donde se van a concentrar las Farc, y a cada uno de estos sectores hemos asignado un batallón que está perfectamente entrenado».

Los mismos militares que en 2010 abatieron al Mono Jojoy y que redujeron de nueve mil a dos mil el número de guerrilleros en Meta, Guaviare y Caquetá, ahora tienen la misión de garantizar la seguridad de la región.

Publicidad

“Se está desarrollando de acuerdo a los cánones establecidos tanto por el Gobierno Nacional como por las Farc y con los garantes de las Naciones Unidades que están haciendo las coordinaciones que corresponden para realizar esta conferencia», afirmó Martínez.

Desde el fuerte militar de Larandia, Caquetá, son dirigidos los 15 mil hombres de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea que conforman el dispositivo de control de la zona.

Las tropas que sellaron la zona para garantizar el desarrollo de la Décima Conferencia de las Farc, recibieron un entrenamiento especial en caso de tener que entablar comunicación con guerrilleros en la zona.