El Ejército Nacional detonó de forma controlada en la región del Catatumbo explosivos que las disidencias de las Farc instalaron en un helipuerto, en el que se recibieron días antes vacunas contra el COVID-19.

Según un comunicado oficial, dos bombonas cargadas con explosivos fueron puestas en Cuatro Esquinas, cerca al municipio de Teorama, Norte de Santander.

 

 

La información añadió que una vez descubrieron los explosivos, artificieros realizaron su destrucción controlada, evitando posibles afectaciones a la población civil.

Publicidad

Los explosivos estaban ocultos en dos bombonas de gas de 40 libras cada una.

 

 

Según el Ejército, al utilizar este tipo de artefactos las disidencias de las Farc violan “flagrantemente el Derecho Internacional Humanitario, empleando métodos de guerra no convencionales“.

La Gobernación de Norte de Santander dijo en días pasados que la inseguridad en la zona es uno de los principales inconvenientes para la normal distribución de las vacunas contra el coronavirus.

 

 

En la región del Catatumbo operan el ELN, disidencias de las Farc, el EPL y bandas al servicio del narcotráfico.