A través de un comunicado, el Ejército se pronunció por la muerte de dos secuestrados durante supuestos combates con el ELN.

De acuerdo con el Comando de la Fuerza de Tarea Quirón de la Octava División del Ejército, el pasado 13 de julio fueron secuestradas once personas por parte del ELN en la vereda Alto Purare, del municipio de Tame, Arauca, entre ellos se encontraba el firmante de paz, Vladimir Herrera Avella.

Quizás le interese: Presupuesto general de Colombia para el 2023 sería de $391,4 billones

Días después las autoridades encontraron dos cuerpos sin vida y, ante ello, el ELN aseveró que las víctimas cayeron luego de un cruce de disparos contra la fuerza pública.

Sin embargo, este sábado el Ejército se pronunció y aseguró que el 28 de julio en horas de la noche, unidades que se encontraban realizando tareas defensivas cerca al Oleoducto Bicentenario, reportaron el sonido de ráfagas de fusil sobre el sector del centro poblado Palmarito, municipio de Fortul, aproximadamente a dos kilómetros de su posición.

Le recomendamos leer: Viruela del mono: España registra segunda muerte de persona infectada

Este hecho fue de conocimiento público, e incluso fue confirmado por el personero del municipio y los medios de comunicación locales.

Luego, en la mañana del 29 de julio, la unidad del Ejército procedió a efectuar un registro del área donde se escucharon los disparos, y allí fueron hallados dos cuerpos sin vida. “Ante lo anterior se informó a las autoridades competentes, quienes proceden a efectuar los actos urgentes”.

Lea más: Mujer despechada quiso vengarse de su exnovio tras una ruptura, pero le prendió fuego a la casa equivocada

“Es pertinente aclarar y desmentir la versión publicada por ese grupo al margen de la ley, los cuales hacen alusión a una confrontación o choque armado con nuestras unidades militares, ya que estos asesinatos fueron cometidos por este grupo criminal, siendo esta otra flagrante violación de los Derechos Humanos y al Derecho Internacional Humanitario”, se lee en el comunicado emitido por el Ejército.

En esta medida, la Octava División del Ejército reiteró que el secuestro se configura como una grave violación a los Derechos Humanos, y que “son los integrantes del GAO ELN los responsables de las afectaciones a la vida e integridad de las personas que tienen secuestradas”.

Podría leer: “Suspendan la muerte, el camino es la vida”: presidente electo, Gustavo Petro al Clan del Golfo

Finalmente, el Ejército lamentó la muerte de las dos personas, entre ellas, la del firmante de paz, Vladimir Herrera Avella y exigió al grupo armado poner en libertad a las demás personas secuestradas, tanto civiles como miembros de la fuerza pública.