Desesperados se encuentran los habitantes del barrio Chiquinquirá y San Roque en Barranquilla, por la paralización en las obras de canalización del arroyo Hospital, además denuncian falta de planificación en la obra.

Los retrasos de más de un año en la obra han ocasionado graves problemas al interior de las viviendas, que se encuentran en la vía por donde se están realizando los trabajos.

“Sobre todo en mi casa se desborda la alcantarilla. También por la cuestión de los baños se desborda a veces. Entonces estamos teniendo problemas”, aseguró Yecid Herrera, habitante del sector.

Los habitantes de estos sectores denuncian que las máquinas llevan más de un mes paralizadas y muchos afirman que esto les ha ocasionado enfermedades.

La respuesta que les han dado por los retrasos, es que la empresa Electricaribe no ha realizado los cambios en las redes eléctricas.

Los habitantes de estos barrios temen que en los próximos días caigan fuertes aguaceros en la ciudad, porque el terreno en donde están construidas sus casas se ha socavado.