Ricardo Fraile Rojas, un influencer bogotano víctima presuntamente de una mujer que le dio escopolamina hace dos semanas al salir de una discoteca en Medellín, y quien fue robado por la misma después de invitarla a su apartamento, reveló cómo pudo recuperar a sus dos perros de raza pomerania, Camus y Milo, con la ayuda de las redes sociales.

El experto digital detalló en su blog personal el paso a paso, durante nueve días, que tuvo un final feliz con la ubicación de las mascotas. Todo comenzó con una denuncia muy compartida a través de Facebook, Twitter e Instagram, y el posterior cubrimiento de medios de comunicación a nivel nacional y el apoyo de autoridades policiales y gubernamentales.  

Publicidad

Le puede interesar: Una mujer le dio escopolamina a un influencer, le robó dos perros y todo quedó en video

Fraile Rojas contó la historia desde el momento en que decidió salir a tomar algo con un amigo, los sitios que visitó y el momento en el que entró en compañía de una mujer al edificio donde reside. Asimismo, basó su información en los pocos recuerdos y las ubicaciones que Google registró.

“Entre las 5:00 a. m. y las 6:20 a. m. del viernes 4 de octubre de 2019 ocurrió todo el robo. Yo tenía varias cervezas en la nevera, supongo que nos las empezamos a tomar y ahí fue donde debió echarme escopolamina, pues cuando desperté estaban todas regadas en el piso […] Se robó mi celular, un iPod, los audífonos del teléfono y, ahora que revisé, también unas pilas recargables que tenía con un cargador. Ah, y mis dos perros”, explicó.

Continuó su relato comentando que en un principio no quería hacer nada porque se sentía mal. Solo compró un celular nuevo. Pero una amiga cercana hizo una publicación informando del robo y pidiendo ayuda en redes sociales, y al ver el éxito del post, lo animó a utilizar las mismas redes para poder dar con el paradero de sus perros.

Milo y Camus

Las pruebas y la búsqueda

Fraile destacó que fue complicado obtener los videos de seguridad de las cámaras del edificio, pero que cuando pudo grabarlos desde las pantallas de los monitores decidió subirlos a su página y perfil de Facebook, Instagram y Twitter, y consiguió que los vieran más de 160.000 veces.

“En ese momento, se despertó mi esperanza de recuperar a Milo y a Camus. Justo ahí fue cuando decidí que no iba a descansar hasta que los encontrara. Esa ciudad que hace unos días me parecía gigante, me empezó a perecer pequeña. Es como si tuviera cientos de miles de ojos buscando a dos perros y una mujer”, agregó.

Luego de hacer públicos los videos de la mujer entrando con él y saliendo con los perros, el afectado subió otras grabaciones explicando detalladamente lo que había pasado. Confesó que aparecieron muchas personas negativas que lo acusaban de haberse inventado todo, pero que los ignoró o bloqueó para no dejarse afectar.

La víctima resaltó la labor de los medios de comunicación y periodistas que registraron el caso, que en su mayoría se enteraron de los hechos por internet luego de que sus publicaciones sobre el hurto se hicieran virales. Paralelamente, acudió a las autoridades: Policía, Dijín y Fiscalía.              

Las redes al servicio de la justicia

Dentro de lo que destacó, que le permitió tener de nuevo en casa a los perros, está la pauta a las publicaciones, pues argumentó que así no se tenga muchos seguidores, esta ayuda a que varias personas se enteren de lo sucedido y que segmentadamente se pueda cumplir el objetivo. Otra de las herramientas fue la transmisión en vivo, allí iba contando cómo avanzaba todo.

Finalmente, Fraile Rojas le dijo al Sistema Informativo del Canal 1 que las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) y el servicio de mensajería de WhatsApp, sumados al apoyo de los medios de comunicación y las autoridades, le permitieron que cientos de miles de ojos ayudaran a la búsqueda y se ubicara a la delincuente.  

Sobre la mujer, detalló que se encuentra en libertad y que un fiscal está encargado de revisar el proceso, las pruebas y demás.

“Hay que esperar qué ocurre y es él quien puede emitir una orden de captura”, concluyó.

Milo fue recuperado gracias a un mensaje de texto que envió quien lo tenía a WhatsApp; las explicaciones que dio sobre la llegada del perro a sus manos fueron confusas. Mientras que Camus sí fue rescatado de las manos de la mujer que ingresó en el apartamento, quien fue ubicada gracias a información de personas por todas las redes sociales y la ayuda de las autoridades en un barrio de la periferia de Medellín. 

Estas son las recomendaciones que da el influenciador por si se le pierde un perro.

– Si se pierde, ofrezca recompensa.
– Si se lo roban, no ofrezca recompensa, denuncie inmediatamente.
– Ofrezca recompensa para quien ayude a dar con el paradero de esa persona, no para que le devuelvan al perro.
– Use sus redes sociales.
– Avise a las autoridades.
– No se rinda.
– Vaya contando cómo avanza el proceso.
– Ponga anuncios en Facebook e Instagram para que se vean en la zona donde puede estar.
– No será fácil, pero tampoco es imposible.
– Si tiene ayuda de personas que vivan con usted, mejor (yo vivo solo y lo logré).
– Si yo pude recuperar a dos perros, usted puede con uno solo.
– Invierta el 100 % de su tiempo, nadie más lo va a hacer por usted.
– Además de las placas que igual si es robo se las van a quitar al perro, póngale chip para temas legales (importantísimo) o por si lo encuentran y tratan de saber de quién es (no es un GPS).

Conozca la historia completa del influenciador haciendo clic acá.