El robo de áreas de la ciénaga grande de la Magdalena para instalar allí hatos de búfalos africanos fue apenas el puntillazo final que necesitaba ese cuerpo de agua para que Naciones Unidas resolviera sacarlo del listado de áreas protegidas.