En la sesión del Congreso el Día de los Inocentes, sin mayor bulla ni debate, se aprobó la iniciativa de aumentar la edad de retiro forzoso de la rama judicial de 65 a 70 años. Esta era la iniciativa en la que magistrados habían demostrado su capacidad de negociación política, el proyecto fue promovido por el Centro Democrático.