Un verdadero drama están viviendo más de 50 venezolanos que se encuentran a la intemperie, en una de las rotondas del puente de la avenida Circunvalar con la avenida Murillo en Barranquilla, hace más de 15 días. Además de no tener un sustento, ya la oficina de espacio público ha realizado dos diligencias de desalojo.

Debajo de un árbol pasaron la noche, al menos 20 venezolanos, muchos de ellos fueron desalojados de las casas que tenían en arriendo por tener niños menores.

 “Pagamos mil pesos para bañarnos y mil pesos para que los niños hagan las necesidades y los adultos también a diario”, afirmó Elena Arzuza, una de las venezolana afectadas.

Por su parte, Amarilis Polanco representa el drama que se vive en Venezuela. Trabajó por muchos años en el metro de Maracaibo pero el sueldo que ganaba solo le alcanzaba para comprar un kilo de arroz, por lo que decidió salir hacia Barranquilla, donde se encuentra hace varios meses.

“Nosotros tenemos buenas casas y no tenemos la necesidad de dormir aquí, solo que no hay comida, que es lo que nos afecta”, sostuvo Polanco.

Entre el grupo de 50 venezolanos, se encuentra dos militares que desertaron del Ejército del vecino país por la crisis.