El Escuadrón Antidisturbios de la Policía no se debe desmontar, pero sí se debe transformar para evitar nuevos excesos en el uso de la fuerza y violaciones a los Derechos Humanos como los denunciados en los últimos años, según expertos consultados por Noticentro Uno CM&.

El general retirado de la policía, Juan Carlos Buitrago, advierte que ningún Estado puede renunciar a tener una fuerza para contener disturbios, “siempre la reserva de una fuerza disponible, entrenada para conjurar alteraciones del orden público, debe estar disponible, en mi opinión no debe desmotarse”.

Le puede interesar: Por masacre de La Cabuya en Arauca, el Estado debe pagar más de $7 mil millones

Explica que el Esmad ya está en un proceso de transformación para mejorar su interacción con la comunidad “la policía ha venido entrenándose en el uso de la fuerza, con estricto apego a los DDHH, con trabajo jurídico, con principio de moderación”

Según su visión, el problema de los últimos años partió de usar a los antidisturbios como primera instancia frente a las protestas, “la política del presidente electo es distinta y no va a acudir en primera instancia al uso de la fuerza de estos grupos, pero es una reserva necesaria”.

Piden reforma profunda

Por su parte, el senador electo Ariel Ávila, quien hará parte de la bancada del nuevo gobierno, también considera que no se debe desmontar esta fuerza. “Algunos han propuesto acabarlo, pero en la vida real es muy difícil, existe en todos los países del mundo”

Sin embargo, advierte que la reforma debe ser profunda “se debe cambiar la doctrina, los manuales de instrucción y acabar el fuero penal militar (para el Esmad) para evitar casos de violencia policial, pero pensar que cualquier país puede sobrevivir sin un aparato encargado de las manifestaciones no va a pasar”.

Según ha trascendido de asesores del nuevo gobierno, el Esmad se convertiría en una Fuerza Pacífica de resolución de conflictos.