La casa del pastor evangélico de la Iglesia Cristiana Berea, en el norte de Barranquilla, fue inspeccionada por la Policía Nacional, Bienestar Familiar y Procuraduría.

Allí encontraron al líder religioso, que minutos antes en un mensaje por sus redes sociales, negó que hubiese dado fecha para la llegada de Jesucristo.

Dentro de la casa del religioso sí hay confinamiento, pero nada es contra la voluntad de los feligreses, informó la Policía.

“En el lugar hay ocho personas, de estas ocho personas, dos son menores de edad de 15 y 17 años. Uno de los adolescentes, es el hijo del pastor. El otro está con su madre dentro de la residencia”, señaló el coronel Álex Suárez, comandante Operativo de la Estación de Policía Norte de Barranquilla.

Lo cierto es que fueron varias las casas en las que hubo confinamiento en el Atlántico. En todos los casos, integrantes de esa Iglesia cristiana.

Lilian León, es madre de una joven que llegó a Barranquilla buscando a una hija que pertenece a esa comunidad.

“Una amiga la trajo a un estudio bíblico y del estudio bíblico fue que se quedó en la Iglesia y ella llegó a la casa. Renunció a todo”, relató.

En el corregimiento Isabel López, tras retirar a los menores de edad y a los que presentaban quebrantos de salud, solo quedaron quienes cuidan el inmueble.

“Esa Iglesia está cerrada. Ahí solo encontré 5 jóvenes que están como celadores. Nadie se me acercó a ponerme ninguna queja. Nadie dijo nos robaron o me hicieron esto, o tienen a la gente secuestrada allá dentro, No hay ninguna persona secuestrada ni nada por el estilo”, explicó José Freyle, delegado de la Procuraduría Provincial.

Otras comunidades evangélicas han rechazado el anuncio de una fecha para la llegada de Jesucristo.

“Estamos frente a una interpretación errada de las escrituras donde se argumenta que Cristo viene hoy y de hecho para los estudiosos de las escrituras, sabemos que eso no son los lineamientos que tenemos nosotros para la venida de Cristo”, dijo el Pastor Juan Cure, presidente de Veedurías de Asuntos Religiosos de Colombia.

Hoy prosigue en otros inmuebles la intervención de la Policía y el Bienestar familiar estableciendo las condiciones de estos confinamientos.