Varias emergencias se presentaron este jueves en medio de un torrencial aguacero. Varios vehículos fueron arrastrados por los arroyos y varias personas fueron rescatadas de las fuertes corrientes.

El prolongado aguacero paralizó a Barranquilla y el área metropolitana. En el norte de la capital del Atlántico un vehículo fue arrastrado por un fuerte arroyo. El conductor se salvó milagrosamente cuando alcanzó a salir del automóvil.

Lea más: Investigan caso de un pasajero que repentinamente quemó un bus y huyó

“Me sorprendió cuando iba en marcha en el sentido norte-sur. De repente se viene el fuerte arroyo. Yo logro medio parquear el carro hacia la derecha, apago el carro y lo dejo asegurado. Pasaron como 20 minutos cuando de repente el carro ya no aguantó más la fuerte corriente y se lo lleva”, sostuvo el dueño del vehículo.

En segundos, y en medio de la turbulencia de la corriente, el joven logró ponerse a salvo. “Segundos antes de que el carro se lo lleve la corriente logro salir por la puerta. Como pude porque el agua me daba por las rodillas y el carro salió como por cinco kilómetros arrastrado y afortunadamente ese muro logró retener el  carro con algunas averías”.

Podría interesarle: Aplicarán tercera dosis en Colombia para personas inmunodeprimidas

Mientras tanto, en el suroccidente de la capital del Atlántico, un patrullero de la Policía Nacional salvó a un menor de edad que cayó a un arroyo en el sector de la Ciudadela 20 de Julio.

“La comunidad alerta a nuestros uniformados por un arroyo y porque un niño de 8 años y medio cae en los fuertes caudales; el uniformado sin pensarlo dos veces se lanza a rescatarlo“, indicó el comandante operativo de la Policía Metropolitana de Barranquilla, el coronel Jhon Sepúlveda.

Lea también: El horror de los padres en Afganistán al tratar de huir con sus hijos tras la toma de talibanes

En Soledad también se reportaron inundaciones por el desbordamiento del arroyo El Platanal.

En el sur occidente de Barranquilla también se registraron enfrentamientos de pandillas en medio de la lluvia y en el suroriente jóvenes atracaban a los buses del servicio interdepartamental. Abrían los baúles y robaron equipajes de los pasajeros.