La magistrada del Tribunal de Cundinamarca, Nelly Villamizar, denunció que también sería víctima de los actos irregulares que sacuden a la Corte Suprema de Justicia, dado que su proceso por calumnia fue impulsado por el fiscal Raúl Acero, cercano a Leonidas Bustos; y el magistrado a cargo de su proceso es el polémico Gustavo Malo.  

La magistrada Nelly Villamizar en 2012 hizo una de las más graves denuncias frente a la actuación de los magistrados del Tribunal de Cundinamarca, dijo que algunos de sus compañeros  habrían recibido dinero por parte del exalcalde de Cota, Juan David Balcero, para favorecerlo en una decisión judicial.

No obstante este año, la Fiscalía le dio la razón y capturó al secretario del Tribunal de Cundinamarca y al exalcalde de Cota, por presuntamente haber intentado torcer el proceso que cursaba contra Balcero.

Ante las decisiones de la Fiscalía, la magistrada reveló que el fiscal que adelantó su caso fue Raúl Acero, recientemente mencionado en las grabaciones de la DEA, por presuntamente prestar su nombre para comprar un BMW al exmagistrado Leonidas Bustos.

Este exfiscal Raúl Acero seguramente estaba seguro de que yo no iba a conseguir las pruebas

señaló la magistrada.

Publicidad

Actualmente el caso de la magistrada Villamizar está en estudio del magistrado Malo, quien tiene engavetado el proceso desde hace casi un año, dado que el magistrado no querría dar un fallo absolutorio, para no perjudicar a los magistrados denunciados por corrupción en el Tribunal.

«Hay tantas pruebas que la Procuraduría pidió mi absolución, por atipicidad de mi conducta porque demostré la verdad, estoy esperando el fallo de la Corte», agregó.

Tanto el fiscal Acero, como el magistrado Malo han sido mencionados en la investigación por corrupción en la Corte Suprema de Justicia.

CÉSAR MELO CM&