Con un legado de más de 139 operativos donde ‘Choko’ olfateó la delincuencia en Antioquia y Valle del Cauca, el canino se despide de la Policía Nacional.

Con una edad perruna de 70 años y con 10 años de servicio a los colombianos, ingresó a las filas de la Policía siendo un cachorro de 6 meses.

En su entrenamiento se destacó por ser el líder de la manada, lo que motivó a los adiestradores a iniciar su entrenamiento, con el fin de obtener el mejor provecho de las capacidades de este canino que habría venido al mundo a cumplir la labor policial.

Mire también: Europa debe prepararse para una pandemia «más dura» en los próximos meses: OMS

‘Choko’, quien pertenecía a una familia antioqueña, fue regalado a un policía que patrullaba el sector donde residía este núcleo familiar.

En el primer año de servicio, logró importantes resultados en las incautaciones de estupefacientes, además alertaba y guiaba a sus compañeros para avisar situaciones de peligro.

A raíz de esto, se convirtió en un objetivo de alto valor para los delincuentes. Por lo anterior, se logró extremar la seguridad del binomio Hombre – Canino, preservando su integridad.

Publicidad

Meses después se puso al descubierto un plan macabro en el que delincuentes habrían ofrecido hasta 3 millones de pesos a un habitante de calle con el fin de suministrar alimento envenenado para atentar contra ‘Choko’.

Además, fue el único que recibió tres condecoraciones al mérito canino. Ahora no tendrá que usar su chaleco para el servicio, y permanecerá con la familia del intendente William Giovany Marín Jaramillo, quién fue el policía que lo adoptó desde los seis meses.