En el sector Belencito de Medellín se abren las puertas del museo de la única santa colombiana, la madre Laura, que cuenta con un recorrido por los 21 países donde está la congregación que fundó, iniciando por el municipio antioqueño de Dabeiba donde llegó a lomo de mula para hacer misión con los Emberá Katío.

La hermana María Alicia Ochoa, misionera de la madre Laura, explicó que «este proceso fue muy duro y muy largo, de mucho sacrificio, de mucho esfuerzo y de mucho amor hacia las comunidades indígenas».

Además se encuentran sus objetos personales e incluso la cama donde dormía, los escritos que ella misma imprimía y una sala de música, porque la madre Laura le puso música a los Salmos.

«Desde la primera salida de Medellín llevaron el gramófono bien cubierto sobre la mula para compartir la música con los indígenas», contó otra de las misioneras de la madre Laura, la hermana Ayda Orobio.

Las Misioneras de la Madre Laura ahora están empeñadas en hacer una película.

«Queremos hacer una buena presentación de esta primera santa colombiana con todas sus intuiciones y con todas sus iniciativas desde la espiritualidad hasta la antropología», agregó la hermana Ochoa.

Un buen plan para estos días santos en Medellín, es recorrer la vida y los sueños vueltos realidad de la santa que fue canonizada el 12 de mayo de 2013.