El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó su Reporte Anual sobre Terrorismo 2019.

En el caso de Colombia, el reporte hace mención al resurgimiento del ELN en algunas áreas del país, «llenando el vacío dejado por los excombatientes de las FARC que abandonaron el campo de batalla».

Según cifras de las autoridades colombianas, hay alrededor de 3.000 miembros activos del ELN, de los cuales 1.400 (36 campamentos), según el Gobierno, acampan al otro lado de la frontera en Venezuela.

Es decir, hay 36 campamentos de este grupo armado ubicados estratégicamente en el país vecino.

El Gobierno estadounidense señala que aproximadamente 13.000 excombatientes siguen participando en el proceso de reintegración del Acuerdo de Paz de 2016.

No obstante, esta implementación ha tenido desafíos y vacíos de seguridad.

Incidentes terroristas en 2019:

«Los disidentes de las FARC y el ELN continuaron cometiendo crímenes y actos de terror en todo el país, incluidos bombardeos, violencia contra poblaciones civiles y ataques violentos contra instalaciones militares y policiales», relata el informe.

Por otra parte, señalan lo sucedido en enero de 2019 con la detonación de un vehículo dentro de la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, suceso que terminó con la vida de 22 cadetes y que dejó a 87 heridos.

«Hasta finales de diciembre, los IED sospechosos de haber sido colocados por grupos como disidentes de las FARC, miembros del ELN y otros, mataron a 10 e hirieron a 56 policías, militares y civiles que participaban en operaciones de erradicación manual de coca», dicen.

Otra de las conclusiones de este reporte anual, indican que la seguridad fronteriza colombiana continuó siendo un área de vulnerabilidad por la presencia de grupos armados ilegales y tráfico de drogas.

El número de miembros de grupos armados que se desmovilizaron individualmente disminuyó de 635 en 2018 a 414 en 2019. De los 414 miembros, 161 eran menores de edad.