Se cumplen seis días de emergencia ambiental por el derrame de crudo que se presenta en zona rural de Toledo, Norte de Santander, producto de un deslizamiento de tierra.

El director de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor) descartó que se trate de un atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas.

“Lo que se ha podido constatar, es que lo que sucedió el día viernes no obedece a ningún atentado contra el oleoducto en la zona afectada. Estamos investigando para poder determinar con total certeza, cuáles fueron las causas que originaron este derrame”, afirmó Wilson de Jesús Quintero, director de la corporación.

Por su parte, el alcalde de Toledo, aseguró que “le habían avisado a Ecopetrol hace tres meses, que veníamos en un emergencia producto de toda la cantidad de agua que está cayendo en el municipio de Toledo. Desde el 5 de abril no para de llover en Toledo, ha caído en 6 meses lo que debería haber caído en tres años de agua”.

El derrame de crudo, que aún sigue avanzando, generó un gran contaminación afectado a miles de familias, mientras las autoridades ambientales anunciaron fuertes sanciones a Ecopetrol, por el daño ocasionado por el derrame de crudo que ya cumple 6 días.