Más de 300 viviendas afectadas y 600 personas damnificadas es el balance que dejan las inundaciones en el departamento.

La situación más crítica se presentó en el municipio de Don Matías (norte del departamento), en donde las calles quedaron completamente anegadas tras el desbordamiento de varias quebradas.

Allí habitantes tuvieron que hacer una cadena para evitar que el agua arrasara con ellos y con varios vehículos.

Ocho municipios más en el oriente y nordeste sufrieron afectaciones por crecientes súbitas e inundaciones, caída de árboles y destechamientos.

El Dapard realiza visitas a las zonas afectadas para destinar ayudas.