La Embajada de Colombia en Bruselas aseguró este martes que los tapabocas enviados la semana pasada a Bélgica para luchar contra el coronavirus fueron mal empaquetadas a su llegada al país, pese a que las autoridades belgas apuntaban al proveedor como responsable.

El diario flamenco «De Tijd» publicó una información el 31 de marzo en la que señalaba que la región de Flandes, había recibido 100.000 tapabocas defectuosos de Colombia, empaquetados con cereales y plátanos y contaminadas con excrementos de animales, que las autoridades habían decidido no utilizar para equipar al personal sanitario.

Así lo explicó a ese medio el director del hospital de Amberes RevArte, Ludo Splingaer, que no reveló el nombre de la empresa vendedora.

Por otro lado, en una nota de aclaración dirigida a ese periódico, el embajador de Colombia en Bruselas, Felipe García Echeverri, informó: «nos impactó y sorprendió mucho esta información», ya que «los tapabocas llegaron a Bélgica por avión, mientras que los productos con los que supuestamente iban mezcladas llegan a Bélgica por barco».

Tan pronto como se publicó el artículo, la legación inició una investigación para verificar los hechos y, en ese proceso, contactó con el portavoz de la agencia de salud del Gobierno flamenco, Joris Moonens.

Moonens indicó que, por lo que respecta a los tapabocas, «la entrega se hizo por avión», mientras que el empaquetado defectuoso «no lo realizó el proveedor, sino que se hizo en Bélgica tras la entrega, cuando los productos fueron distribuidos por Protección Civil a los hospitales».

Aparentemente, en la bodega donde se guardaron los equipos fue donde se utilizaron «materiales de empaquetado inadecuados, probablemente debido a la rapidez o al pragmatismo», según confirmó ese responsable.

La Embajada de Colombia solicitó a «De Tijd» una rectificación ante «la confusión generada por el artículo y las injustas consecuencias para la reputación» del país, lo que publicó el diario.