Después de estar casi un año recibiendo clase en la virtualidad, los alumnos de cinco instituciones oficiales de la ciudad regresaron en alternancia a las aulas y con los estrictos controles para evitar contagios de coronavirus.

“Más o menos mil trescientos estudiantes, doce sedes habilitadas, todas ellas en primaria”, explicó William Rodríguez, secretario de Educación de Cali.

Los pequeños reciben de sus docentes las enseñanzas para cuidar de su salud y los salones no cuentan con el aforo máximo.

Publicidad

“Muy bien, ellos ya saben, los niños, lo que les toca hacer”, contó uno de los papás, Gildardo Granada.

De otro lado, en la ciudad ya son 35 mil alumnos distribuidos en 160 colegios privados que se educan presencialmente.