En completa tranquilidad a medio día en el Parque de Las Luces, frente a la Alcaldía de Medellín, con cacerolas y pitos se concentraron los manifestantes que no se casan de protestar.

«¿Y por qué cacerola? Porque en últimas la lucha de los pueblos del mundo han convertido en la lucha por la calidad de vida, por la subsistencia y para ello lo primero es como la alimentación y ante un Estado como en el que estamos, razón por la cual también estamos luchando», indicó Jaime Montoya Restrepo, presidente de la CUT Antioquia.

En la tarde y al anochecer la concentración, con cerca de tres mil asistentes, se reunió con instrumentos musicales y cacerolas en el parque de Los Deseos, cerca de la Universidad de Antioquia. Para el 22 de diciembre anunciaron un gran concierto para continuar la protesta en Medellín.