En Colombia, los embarazos en adolescentes menores de 14 años han incrementado significativamente, pues para el año 2020 se registraron 384 nacimientos en niñas, mientras que en el 2021 se presentó un incremento del 6,3%, lo que significa 24 casos nuevos según cifras dadas por el Boletín Técnico de Estadísticas Vitales del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE).

Ante este panorama, las diferentes entidades de salud prendieron las alarmas y están haciendo un llamado a la prevención y educación en dicha población.

En este mismo informe de la entidad, se establece que en el 2020prevalecieron los partos en niñas entre los 10 y 14 años, en donde el mayor número de casos se logró evidenciar en los departamentos de Guaviare con 4,8%, seguido por Guainía con 4,7%, Arauca con 4,5% y Caquetá con 4,4% de embarazos en niñas menores de edad.

Lea también: Ucrania abre seis corredores humanitarios tras acordar un alto el fuego con Rusia

El documento también resalta que el 58,6% de las niñas presentan un promedio alto de nacimientos cuando solo tienen un nivel educativo de bachillerato, siendo la Región Caribe y Central, las regiones con más casos de nacimientos según el nivel educativo de la madre en el país.

En consecuencia, Uriel Castro, médico auditor de Ecoopsos EPS señala que hay que fortalecer la educación sexual en todo el país, especialmente en los departamentos que señala el informe, implementando acciones dirigidas a que los adolescentes reciban en la escuela y fuera de ella información y educación integral en sexualidad.

Lea también: Coca-Cola y Starbucks cierran operaciones y tiendas en Rusia

“Este esfuerzo es fundamental y necesario para garantizar el acceso efectivo y de calidad en la atención en salud diferenciada para adolescentes”, puntualiza el experto en salud.

Advierte entonces que es importante poder desarrollar programas en donde los jóvenes conozcan sus derechos y deberes en materia de salud sexual y reproductiva con responsabilidad, pues los embarazos a temprana edad generan consecuencias que afectan la vida y el desarrollo de las niñas y adolescentes tanto a nivel físico como emocional.

“Los embarazos en menores de 14 años tienen mayores riesgos de mortalidad y morbilidad materna, además, producto de esto, se puede observar un incremento en la deserción escolar, por lo que es importante poder brindar a nuestros jóvenes espacios en donde aprendan sobre educación sexual y reproductiva”, agrega Castro.