Se alargará más la entrega del polémico puente Hisgaura en Santander. A los graves problemas estructurales, se suman ahora las fallas en su adecuación y mantenimiento no acordadas y que deberá definir un tribunal de arbitramento.

Dos meses más deberá esperar el país para conocer si el polémico puente resistirá el paso vehicular. Tras las fallas halladas, la estructura es sometida a rigurosos estudios para saber qué pasó.

“La prueba patológica consiste en verificar las fisuras, verificar espesor, cómo se sellan si comprometen hierro […] Terminado se podrá poner al servicio”, indicó el director del Invías, Juan Esteban Gil.  

Según el Invías, nadie en el país estaba preparado para tantas fallas en un puente como estos.

“Es que no hay experiencia de estas en el país […], estar totalmente seguro”, agregó el funcionario.

Pero no solo la estructura del puente requerirá revisión, también el polémico contrato con la constructora Sacyr que no incluyó el tema de seguridad e iluminación.

“Eso es un tema que es parte de las negociaciones […] Sin ello no podríamos recibirlo”, añadió.

Para el recibo y cierre contractual de este puente, el atirantado más alto de Suramérica, cuya inversión supera los 120.000 millones de pesos y lleva más de cinco años en construcciones, se deberá contratar, según el Invías, una empresa especializada independiente que valide diseños, proceso constructivo técnico y de funcionamiento.

Ana Mercedes Ariza