Elevando globos blancos, oraciones y rosas en sus manos, cientos de personas en Palmira se solidarizaron con las familias de las víctimas fatales tras el atentado en Bogotá.

Clara García, una de las habitantes de Palmira, dijo que «esto es muy doloroso, no solo por las muertes, sino por todas esas familias que les falta su ser querido por esa violencia tan difícil que vivimos, porque yo también la viví, me mataron un hijo hace 10 años, yo sé lo que esas familias están sintiendo».

Liliana Contreras, otra de las habitantes de Palmira que asiste al homenaje, afirmó que «esos muchachos que perdieron la vida, estaban en formación, sus únicas armas eras libros y lápices».

Entre la lista de 21 fallecidos está Cristian Fabián González Portillo, un joven cadete de 19 años, oriundo del departamento de Nariño.

El capitán Alexander Bravo, primo de la víctima, afirmó que el joven era «oriundo de los Arrayanes, Nariño, estaba comprometido, era músico y emprendedor, le gustaba mucho el fútbol».

Entretanto, la Policía señaló que pese al repudiable hecho no bajarán la guardia en el oficio que escogieron por pasión.

Asimismo, con una ofrenda floral y mensajes de rechazo al ataque, los habitantes de Cali  se unieron a la jornada de solidaridad y duelo nacional.