El Gobierno nacional espera la liberación de los tres policías, un militar enfermo y un grupo de contratistas secuestrados por la guerrilla del ELN, antes de tomar alguna decisión sobre la continuidad del proceso de paz. El comandante guerrillero que los tiene en su poder hace un mes, ratificó el mensaje que ha mantenido durante el cautiverio de los seis plagiados.

“El Gobierno se sigue manifestando negativamente en operativos militares sostenidos a profundidad en toda la región del Medio y Bajo Atrato, y no podemos cometer la irresponsabilidad de poner en riesgo la vida de los privados de la libertad y de nuestras unidades”, indicó alias “Uriel”, jefe del Frente Occidental del ELN.

Entretanto, la Iglesia católica y organismos civiles llamaron a las partes para hacer un esfuerzo para salvar el proceso de paz.

“Pensamos que en este momento nuestro país puede buscar un esquema con unas condiciones de seguridad adecuadas para que esas conversaciones puedan continuar en territorio colombiano”, afirmó Héctor Fabio Hurtado, director de la Pastoral Social.

Cabe recordar, que los tres militares que fueron liberados en el departamento de Arauca, se recuperan en el hospital militar.