La juez penal del circuito 11 de Cali, Dolores Martínez sacó su escritorio a la vía pública y aseguró que actualmente su oficina sirve de poco.

El Inpec los está prácticamente obligando a despachar en las calles, ya que no están transportando a presos e indiciados hacia las audiencias.

“Inicialmente dijeron que no tenían guardianes suficientes para atender el cúmulo de remisiones diariamente. Ahora se suma una nueva excusa y es que se les terminó el presupuesto para combustible de vehículos para transportar los internos”, indicó la juez Martínez.

Según la funcionaria judicial no hay una colaboración armónica con la justicia por parte del Instituto Nacional Penitenciario que le está pidiendo a jueces, fiscales, defensores, testigos, peritos y demás que se desplacen masivamente a las cárceles para realizar las audiencias.

“Esto nos genera varios problemas, primero el tema de seguridad para el desplazamiento de jueces. Segundo, que los jueces no estamos solos, fiscales, testigos, procuradores y demás personas que hacen parte de ese engranaje normal de cualquier caso. Nosotros no tenemos por qué desplazarnos de nuestra sede natural”, afirmó Martínez.

Publicidad

Los jueces salieron a rodear el acto simbólico, señalan que ya se han cansado de que los señalen como los responsables.

Según Asonal, esta situación ha llevado a que cerca de un 80 % de las audiencias programadas en el primer semestre se haya malogrado.

José Freddy Restrepo, presidente Asonal Cali, sostuvo que se tomó “como referencia un juzgado, de 520 que programó, 430 se dañaron. Estamos hablando un 80 % de las audiencias programadas se dañaron.

CM& intentó hablar con el Inpec en Cali pero no hubo respuesta. Asonal Judicial enviará un requerimiento a la ministra de Justicia y al presidente Iván Duque para que coordine con la Defensoría del Pueblo para que se garantice la gasolina y el personal suficiente para que los presos sean llevados a las audiencias.