Un grupo de 200 manifestantes llegó hasta el comando de la Policía Metropolitana en el centro de Medellín y atentó contra las instalaciones.

Durante varios minutos pintaron grafitis, derribaron puertas, rompieron vidrios e intentaron entrar a la fuerza, luego lanzaron bombas incendiarias artesanales. El Esmad reaccionó e impidió que quemaran la infraestructura.

Mire también: Violenta jornada: 26 protestas y 53 CAI afectados tras la muerte del abogado Javier Ordóñez

«Iniciaron con arengas reclamando por el excesivo uso de la fuerza, pero al observar una intervención policial incrementan sus actividades vandálicas, rompen las vallas que rodean el comando, rompen puertas y lanzan combustible para tratar de incendiar», dijo el general Eliécer Camacho, comandante de Policía del Valle de Aburrá.

Posteriormente, la protesta se trasladó al CAI de Policía del corregimiento de San Antonio de Prado, en donde también arremetieron contra las estructuras hasta la madrugada y tres personas fueron capturadas.

«Hacemos un llamado a que las personas hagan protesta de forma pacífica, si van a reclamar derechos lo hagan con buen comportamiento», dijo el comandante.

Publicidad

Aunque no hubo personas lesionadas, la Policía analiza las grabaciones obtenidas por cámaras de seguridad para identificar a los responsables de los actos vandálicos en Medellín.