Colombia declarará en 2022 el 30 % de su territorio como área protegida, ocho años antes de lo previsto, anunció el martes el presidente, Iván Duque durante la cumbre inicial de la COP26, llamando al resto de países a preservar la biodiversidad para salvar el planeta.

“El futuro de la biodiversidad también depende de lo que hoy hagamos aquí”, aseguró Iván Duque durante un evento dedicado a los bosques y el uso del suelo al margen del encuentro que precede las negociaciones claves de la conferencia de la ONU sobre el cambio climático.

Lea también. Cien líderes mundiales se comprometen a revertir la deforestación para 2030

La declaración del 30% del patrimonio natural como áreas protegidas en todos los países en 2030 es un objetivo que surgió en 2019.

Más de setenta países se han unido a esta iniciativa, según las cifras actualizadas de la denominada Coalición de Alta Ambición para la Naturaleza y las Personas (HAC), de la que forma parte Colombia.

Podría leer: “Colombia está siendo destacada por liderar estrategias para enfrentar la crisis climática”: Duque

Ese objetivo forma parte además de otra gran Conferencia de la ONU, la COP15, sobre Biodiversidad, que China pilota en la actualidad.

“Es muy importante ser neutros en carbono pero también es muy importante ser positivos con la naturaleza”, agregó Duque, uno de los más de cien líderes mundiales que el martes firmaron la Declaración de Glasgow, prometiendo detener y revertir la deforestación y la degradación del suelo en 2030.

Pero en Colombia “no vamos a esperar hasta 2030, sino que hoy nos comprometemos a proteger el 30% de nuestro territorio como área protegida en 2022, porque tenemos que actuar ahora”, aseguró.

Quizás le interese: Saab, que va a declararse no culpable, asistirá el lunes a una nueva cita judicial

Y preguntó a los asistentes si un país como Colombia “que sólo tiene el 0,6% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero se compromete a proteger el 30% de nuestra tierra en 2022 ¿Por qué no hacen lo mismo otros países?”.

El 52% del territorio colombiano alberga selva tropical y el 35% es tierra amazónica, con más de la mitad de los páramos -ecosistemas de gran altitud- del mundo.