Los resultados finales de un ensayo clínico liderado por la Universidad del Rosario arrojaron que el ‘’plasma de convaleciente disminuye la estancia hospitalaria y podría reducir la mortalidad de los pacientes con COVID-19’’.

Los enfermos tratados con transfusiones de personas que lograron superar el virus redujeron su permanencia en hospitalización en ‘’tres días al compararlos con aquellos que solo recibieron la terapia convencional’’.

Sobre la seguridad del tratamiento Juan Manuel Anaya, director del Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmunes de la Universidad del Rosario explicó que, ‘’dada la seguridad del plasma, no se necesita ningún tipo de cuidado adicional o de ambiente especial para la transfusión del plasma’’.

Al mismo tiempo aseguró que de hecho, en muchas oportunidades y en otras instancias, se ha podido ofrecer el tratamiento de plasma convaleciente ambulatoriamente en la casa de los pacientes.

Los promotores del ensayo aclararon que este método no sustituye la vacuna y que para garantizar su eficacia debe suministrarse de manera temprana, al inicio de los síntomas de la enfermedad en la hospitalización.

Publicidad

El ensayo clínico con plasma de convalecientes se realizó sobre una muestra de 91 pacientes y ahora está en manos del Invima la autorización de su uso.