La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito [UNODC], informó este viernes que en el país los cultivos de coca se redujeron ligeramente el año pasado al pasar de 171.000 hectáreas a 169.000, pero advierte que siguen en sus cifras más altas desde que comenzaron a calcularse.

Pierre Lapaque, representante de la UNODC, desde la Casa de Nariño mostró su satisfacción porque se haya frenado el crecimiento de estos sembradíos, pero aseveró que «es necesario mencionar que Colombia aún está en los niveles de cultivo de coca más altos de toda la serie histórica que se inició en 2001».

«También es necesario mencionar que los cultivos de coca están cada vez más concentrados. En 2018, el 62 % de la coca estaba en el 5 % del territorio afectado», agregó Lapaque.

Estas son la zonas donde se concentran los cultivos según la ONU: El Tambo y Argelia, en el departamento del Cauca; La Gabarra, en Norte de Santander [frontera con Venezuela], y Tarazá y Valdivia, en Antioquia.

En la declaración Lapaque explicó que las regiones donde hay mayor siembra hay una «profesionalización del cultivo de coca» a diferencia de otros lugares del país donde pasa todo lo contrario y que «el 54 % del cultivo afectado por coca mostró tendencia a la reducción».

De igual forma, valoró que la tendencia de crecimiento de los cultivos que se inició en 2014 «se haya interrumpido», lo cual se debe a «un efecto de compensación».

«La situación de estabilidad se debe a un efecto de compensación, la coca se redujo en nueve departamentos pero los incrementos en Norte de Santander, Bolívar y Cauca compensaron esta reducción», añadió.

Publicidad

Sobre el tema, el presidente de la República, Iván Duque aseguró que cuando llegó a la Presidencia el pasado 7 de agosto el país tenía una tendencia de crecimiento de los cultivos de coca superior al 30 % por año.

«Este reporte muestra que por primera vez en prácticamente siete años se quebró esa tendencia de crecimiento exponencial. No solamente paró, sino que se registra también un descenso en el área sembrada cercano al 1,2 %», indicó el mandatario.

Asimismo, valoró la «política de carácter integral» del Gobierno para enfrentar este problema, que incluye la sustitución, la erradicación, el desarrollo alternativo y el pago por servicios ambientales, entre otros.

«Aquí hay un camino que se abre para seguir fortaleciendo el trabajo con UNODC y que esta política se afiance como una política de Estado», agregó Duque.

En junio pasado, la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (Ondcp, por sus siglas en inglés) divulgó un informe según el cual las hectáreas de coca sembradas en Colombia tuvieron un ligero descenso del 0,5 % el año pasado al pasar de 209.000 a 208.000.