Gravemente afectado se encuentra el sector agrario en Santander. Mientras una parte de su suelo y cultivos está quemado por las heladas, otra parte arde a causa de los incendios forestales.

Un brusco cambio climático para el que no estaban preparados los campesinos tiene hoy en emergencia agraria a gran parte de Santander.

“La represa que abastece el municipio se encuentra totalmente seca y los reservorios que tienen las familias y sus fincas para sostenimiento del ganado de sus cabros y sus cultivos se han secado”, indicó el alcalde de Los Santos, Luis Bernardo Almeida Espinoza.

Las alertas y medidas están aplicándose al máximo.

“Estamos trabajando y activando todos los organismos de control para que no haya víctimas, mayores consecuencias; el tema del agua sin duda en Los Santos se va a declarar la calamidad pública para también poder prestar el servicio de carrotanques y llevar el agua”, explicó el gobernador de Santander, Mauricio Aguilar Hurtado.

Los incendios forestales son un gran dolor de cabeza para las autoridades, a la fecha se han registrado más de cinco pérdidas de cultivos de pancoger.

“Hago un llamado a los santandereanos para decirles que cero en estos meses de sequía a las famosas quemas controladas y tampoco cuando utilicen el fuego para cuando hacen los paseos familiares como es un paseo de olla, también tener cuidado con la protección del medioambiente, el uso del cigarrillo en estos bosques”, manifestó César García, director departamental de Riesgos.

El panorama tiende a empeorar. Según los reportes del Ideam, actualmente municipios como Los Santos, Aratoca, Jordán, Cabrera y Vetas sufren racionamiento de agua. Asimismo, en las poblaciones de Vetas, Cerrito, Santa Bárbara y en partes de los páramos de Berlín y Santurbán se viven problemas por heladas por lo que se ha declarado la calamidad pública para atender la pérdida de cultivos.