En la audiencia realizada este miércoles en contra de Jhonier Leal por la muerte de su hermano, el reconocido estilista Mauricio Leal y de su madre Marleny Hernández, la juez 14 de control de garantías lo cobijó bajo medida de aseguramiento restrictivo de la libertad en una cárcel.

Jhonier Leal permanecerá en el búnker de la Fiscalía mientras el INPEC asigna un nuevo sitio de reclusión con base en los cupos carcelarios disponibles.

Por lo anterior, y durante su intervención, afirmó que “mientras algunos, al parecer, quieren acabar con la vida de su progenitora y su hermano, otras personas, me incluyo, daríamos lo que fuera por tener todavía con vida a nuestra madre”, ademas añadió que ”es un crimen que toca fibras”.

Le puede interesar: El juramento que hizo caer a Jhonier Leal como responsable del asesinato de su hermano y su madre

Por otro lado, y de manera sorpresiva, y después de haber asegurado que sería “incapaz de ponerles una mano encima”, Jhonier Leal reconoció en la audiencia de este martes haber asesinado a su hermano, el estilista Mauricio Leal, y a su mamá, Marleny Hernández.

En consecuencia, expertos penalistas consultados por NotiCentro1 CM& explicaron que con la aceptación de su responsabilidad en el asesinato de su madre y de su hermano, y un eventual preacuerdo con la Fiscalía, Leal podrá tener una rebaja de hasta la mitad de la pena. Pero además, Jhonier Leal recibiría otras rebajas por trabajo o estudio en la cárcel.

El exfiscal Eduardo Montealegre va más allá y señala que en 10 años Leal ya podría estar disfrutando de su libertad nuevamente. El exfiscal señala que estas rebajas contempladas en el código penal son un error que debería corregirse.

Vea también: Las siete formas en que el COVID-19 afecta al cerebro, según un médico

Por su parte, la Fiscalía entregó los macabros detalles del crimen que dejó como víctimas al estilista y a su mamá.

Según el fiscal, Jhonier Leal asesinó primero a su madre, propinándole varias puñaladas mientras ella se encontraba dormida; posteriormente subió a la habitación de su hermano para hacerle tomar unos sedantes llamados zopiclona, golpearlo, y obligarlo a escribir la falsa carta de suicidio, donde luego, con el mismo cuchillo con el que hirió a su madre, atacó a su hermano.