EPM admitió que en diciembre de 2015 y en agosto de 2017 hubo dos cambios en diseños para evitar retrasos en la entrega de Hidroituango, planeada para finales de este año, antes de presentarse el colapso del túnel de desviación que tiene hace 40 días en alerta máxima, el bajo Cauca antioqueño.

«Para evitar un retraso de dos años en la entrada al servicio del proyecto Hidroeléctrico Ituango fue necesario diseñar y construir un sistema auxiliar de desviación, es decir un sistema complementario al sistema de desviación del río Cauca que hace parte del proyecto», explicó Luis Javier Vélez, vicepresidente de Proyectos Generación Energía de EPM.

Explicó que los cambios fueron definidos por la firma Integral, diseñadora del proyecto, y conocidos por la interventoría de la obra.

«En un acta se pactan las excavaciones subterráneas con los soportes y en otra acta se pactan las excavaciones exteriores, la adecuación de depósitos y lo que son concretos estructurales y elementos metálicos embebidos en esos concretos», añadió Vélez.

EPM aclaró que no existen estándares internacionales para el llenado prioritario de la presa.

«El lleno prioritario es una solución de emergencia, no existen normas para ello. También quiero hacer una claridad a los ingenieros de la ONU, yo me les quito el sombrero porque son gente muy experimentada pero ellos no vieron, no pudieron ver el avance definitivo de lleno prioritario… ya tiene enrocado en la 410, no lo vieron los muchachos de la ONU», agregó el vicepresidente de Proyectos.

EPM además reveló que ya alcanzó la cota 412 del muro de la presa. Ahora la meta es llegar a la 418. Esto traería estabilidad de 50 o más años a la presa definitiva.

Publicidad