La demanda por 9.9 billones de pesos de EPM va para los responsables del proyecto energético Hidroituango, por su presunta responsabilidad en el detrimento patrimonial ocasionado por el colapso del tercer túnel hidráulico.

“Es la suma más alta demandada por una entidad pública en la historia de Colombia. A los constructores, a los diseñadores, a los interventores y aseguradores del proyecto se han establecido ante Procuraduría y compañía de la Contraloría”, explicó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

EPM asegura que son varias las pruebas de las fallas.

“Había problemas para cumplir el hito de entrada de operación comercial de las unidades de generación y que las recomendaciones y decisiones que se tomaron trajeron un riesgo que a la postre condujo a colapso de la galería auxiliar de desviación y obligó a un manejo sin precedentes de los riesgos ambientales, sociales y de infraestructura siniestrada en casa de máquinas”, explicó Álvaro Rendón, gerente de EPM.

Aunque la demanda ya está radicada, por ahora se constituirá como una conciliación entre las partes en la que intervendrá la Procuraduría y que deberá definirse el 10 de noviembre.