Según las cuentas oficiales presentadas este jueves por Miguel Ceballos, alto comisionado para la Paz, la erradicación de coca en Colombia, en lo que va transcurrido de la administración Duque está de la siguiente manera:

Por erradicación voluntaria: 11.411 hectáreas
Por erradicación manual: 83.142 hectáreas
Por formalización para sustituir: 3.693 hectáreas

Para un total de 98.246 hectáreas de hoja de coca radicadas.

Lo malo es que el nivel de resiembra, es decir, en las zonas donde se ha erradicado se vuelve a sembrar, y esto equivale al 67 %.

Por esta razón, el Gobierno confía en que la herramienta de la aspersión aérea con glifosato le permitirá ser más eficaz en la erradicación de la coca.

Según el Gobierno, la aspersión aérea es más barata y eficaz porque vale 2’900.000 pesos por hectárea, mientras que por las otras vías, erradicar una hectárea vale hasta tres veces más.