El procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez hizo un llamado al diálogo entre el Gobierno y la Organización de Naciones Unidas que les permita resolver sus diferencias y facilitar el trabajo de organismo, al que calificó de fundamental para la implementación de los acuerdos de paz y la consolidación de la reconciliación en Colombia.

Carrillo Flórez indicó que, ‘’como en todas las disputas en la vida hay que sentarse en una mesa y civilizadamente establecer un dialogo para corroborar cuáles son los desencuentros entre el gobierno y la ONU. Lo único que no es dable ni pensable es creer que esto se soluciona expulsando a Naciones Unidas del territorio colombiano”.

El funcionario señaló que hay aspectos sobre el manejo del orden público que hacen parte de la soberanía nacional, pero también consideraciones del organismo multilateral que ve con preocupación algunas cosas que están pasando en Colombia, “y es en el equilibrio, en el diálogo tranquilo como se pueden solucionar este tipo de impases”, señaló.

Frente a la solicitud del gobierno de EE. UU. del reinicio de la aspersión aérea en el país, el jefe de la entidad recordó que la Corte Constitucional ha fijado unos protocolos y cánones de actuación que se deben respetar, e indicó que así se lo hizo saber a la ministra de Justicia y del Derecho, Margarita Cabello Blanco, en una reciente comunicación.

“Las decisiones de los jueces están para respetarse y creo que el Gobierno de Estados Unidos, que es uno de los estados de derecho más importantes del mundo, entiende perfectamente ese argumento. Aquí no se imponen decisiones por encima de lo que los jueces han previsto y repito, hay una política pública de fumigaciones que hay que poner en marcha, respetando lo que ha dicho nuestra honorable Corte Constitucional”, aseguró Carrillo Flórez.

El jefe del ente de control inauguró la nueva sede del Centro de Atención al Público en Materia de Familia, que desde este martes ampliará sus servicios en la sede de la torre B de la Procuraduría General en Bogotá.

Allí, un equipo de abogados, trabajadores sociales y sicólogos atenderá consultas en materia de derechos de familia. Cuenta con un espacio para que los niños jueguen mientras esperan a sus padres.