A las puertas de la Feria del Libro de Madrid, que se inaugura este viernes con Colombia como país invitado, el Gobierno del presidente Iván Duque chocó con reconocidos escritores que denuncian haber sido excluidos del evento por su posición política.

El embajador colombiano en España, Luis Guillermo Plata, prendió la controversia el miércoles pasado en una presentación pública, cuando dijo que no quería que la “feria literaria se convirtiera en una feria política”, deslizando que el gobierno trató de “tener cosas neutras” entre los invitados.

Este martes, el diplomático negó un veto a los escritores que pudieran ser opositores al gobierno y se disculpó por sus declaraciones, ante la reacción airada en el mundo de las letras en vísperas de una de las ferias más importantes en lengua hispana.

 

Le puede interesar: Otro enredo que investiga la Contraloría en el MinTIC y también con Barranquilla

 

“Me equivoqué. Desafortunadamente, el modo en que empleé mis palabras distorsionó el sentido último de lo que quería expresar. Ustedes, como profesionales de la palabra, bien saben que en algunas ocasiones escogemos las palabras de manera precipitada y aquello puede llevar a equívocos y mal entendidos”, afirmó el embajador.

 

“Quiero manifestar que no fue mi intención calificar a las autoras y autores como neutrales, y reconozco y lamento que mi uso de la palabra “neutro” se haya prestado a interpretaciones contrarias a lo que era mi intención. Quise referirme a la imparcialidad a la hora de seleccionar a los autores para participar en la Feria del Libro”, aseguró Plata en un comunicado.

El funcionario alegó que desconocía las razones por las que autores que han sido críticos del gobierno conservador de Iván Duque se quedaron fuera de la feria, como Héctor Abad Faciolince (“El olvido que seremos”), Laura Restrepo (“Delirio”), Fernando Vallejo (“El desbarrancadero”) o William Ospina (“El país de la canela”).

“Es una fantochada lo que ha hecho el gobierno”, reaccionó Laura Restrepo, al cuestionar la idea de que la cultura pueda ser neutra, así como el “flaco favor” que se les hizo a los literatos invitados.

 

Vea también: A la cárcel presuntos abusadores de jóvenes detenidos en estación de Policía en Soledad, Atlántico

 

El embajador Plata insistió en que no participó en la selección, mientras la cancillería defendió en un comunicado las invitaciones que cursó a 37 autores que, a su juicio, representan la “diversidad literaria” de Colombia.

A raíz del desencuentro, escritores que habían aceptado formar parte de la delegación oficial a la Feria del Libro de Madrid declinaron la invitación, entre ellos Melba Escobar (“Duermevela”) o Juan Esteban Constaín (“El hombre que no fue jueves”).

“Las declaraciones del embajador (…)  fueron desafortunadas e irrespetuosas con quienes vamos o íbamos a estar en Madrid (…) Sugerir que fuimos invitados (…) por nuestra presunta neutralidad es un desliz afrentoso”, dijo Constaín en una declaración pública.