Se conocen nuevos detalles en el caso del presunto laboratorio para el procesamiento de coca hallado en la finca ‘Haras de San Fernando’, ubicada en Guasca, Cundinamarca, y cuyo propietario es el exembajador de Colombia en Uruguay, Fernando Sanclemente.

Según testificaron los mayordomos de la finca, Laureano Martínez y Gustavo Bejarano, quien financiaba el laboratorio es Julio Lozano, un esmeraldero de Boyacá que tenía garantizada la ruta para sacar la cocaína hacia España.

Le puede interesar: Más de 12,5 millones de personas no se han aplicado ni la primera dosis contra el COVID-19

De acuerdo con los testimonios, ‘Los Chocados’ como se hace llamar el grupo que manejaba este laboratorio, habrían procesado al menos 248 kilos de coca en la finca de Sanclemente. Además, tendrían otros complejos para el procesamiento de coca en La Calera, Chocontá, Machetá, La Mesa, San Antonio de Tequendama y en La Peña, Cundinamarca.

Los mayordomos acusan al exembajador Sanclemente de haber destruido pruebas después del hallazgo del laboratorio de coca.

Vea también: Gremios médicos se unen y presentan nuevo pliego de peticiones

La  defensa del exembajador niega estos señalamientos y presentará como prueba un acta del CTI de la Fiscalía, elaborada el día del allanamiento a la finca, y en la que se menciona que se inspeccionó todo el lugar y se hizo la recaudación de todas las pruebas que se encontraban allí.