Los especialistas siguen luchando para contrarrestar el impacto y los efectos devastadores que el COVID-19 ha causado a la población mundial.

Sin embargo, científicos colombianos señalan que el enfoque para atacar el coronavirus ha resultado errático, ya que desde que apareció se han enfilado los esfuerzos para darle manejo a la fase terminal de la enfermedad, pero no a la prevención.

Vea también: Uribe alerta de «delegados» de Maduro que aspiran al poder en Colombia

“La gente tiene expectativa con las vacunas, pero estas no serán la solución de la pandemia (…) la esperanza de la vacuna es mínima”, afirmó.

Por lo anterior, el uso del tapabocas, el distanciamiento social y el estricto lavado de manos, se suma al consumo de antioxidantes, que según algunos estudios realizados impiden que el virus se multiplique dentro de la célula.

Publicidad

“Algunos antiinflamatorios sirven para disminuir la infección de los virus, de tal manera que las vitaminas, la N-acetilcisteína, la cúrcuma, el jengibre, remedios caseros como el ajo, la cebolla roja, y muchos otros antioxidantes de uso culinario sirven”, aseguró el doctor Carlos Guerrero, coordinador del laboratorio de biología molecular de la Universidad Nacional.

También señala que estudios clínicos de 19 países ratifican que el uso de la N-acetilcisteína es altamente efectivo para tratamiento y prevención del COVID-19.