La Corte Constitucional realizó este martes una audiencia pública por un presunto caso de censura contra la actriz de la industria del porno Esperanza Gómez.

Gómez presentó una tutela contra Instagram en la que denuncia, como un acto de censura, la cancelación de su perfil con más de 5 millones de seguidores por, supuestamente, infringir las normas comunitarias al “ofrecer servicios sexuales”.

Lea también: Gobierno revelará en próximos días nombres de negociadores con ELN

“Me molesta que Instagram estigmatice mi contenido (…) yo nunca ni he sido prostituta ni he sido scort, hay una línea muy delgada en lo que es la pornografía y la prostitución, pero yo no soy prostituta”, declaró.

Su caso abre un importante debate jurídico sobre la censura en redes sociales

“En una modelo tradicional una foto en lencería no es pornográfica pero una foto en lencería de Esperanza Gómez sí”, agregó.

La actriz pide una indemnización por las pérdidas que ha generado, en términos económicos, la eliminación de sus seguidores.