Un cruce de cartas se dio la semana pasada entre el fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez Neira y el presidente de la Corte Constitucional, Alejandro Linares, frente a la decisión que tomó el alto tribunal sobre la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz.

En su momento Martínez Neira a través de una misiva, afirmó que tenía varias preocupaciones frente a la decisión de la Corte, entre ellas, temas de extradición y ejecución permanente de delitos.

A lo que el magistrado Linares a través de una carta respondió que «no estaba facultado» para aclarar sus preocupaciones, pero que las «respuestas» las iba a encontrar en la sentencia.

Por lo que ante esa respuesta el fiscal afirmó que tiene fe «de que el fallo nos va a dar claridad sobre las preocupaciones que tiene el país sobre el tratamiento a los delitos de ejecución permanente en materia de narcotráfico en estos casos, y sobre el tema de extradición frente a los desmovilizados».

«Esperemos a ver cuál es el resultado, el fallo nos dirá cual es el escenario en el cual tiene que moverse la justicia en Colombia y yo confío en que no será el escenario de la impunidad», añadió.