Espectaculares imágenes para el ojo humano quedaron registradas en cámaras trampa ubicadas en los cascos urbanos de varios municipios de Santander: osos, tigrillos, jaguares nutrias, zarigüeyas pikures y una docena de especies de fauna silvestre fueron grabadas en solo un fin de semana.

De día y de noche las cámaras instaladas estratégicamente en pleno casco urbano de varios municipios de Santander, mostraron la llegada de estos hermosos y curiosos visitantes.

Lea más: ¿Cuáles son los tres delitos que más cometen los venezolanos que delinquen en Colombia?

“Fueron captadas 12 especies en esta cámara, 12 especies de fauna silvestre que aquí en la parte verde de la área de la corporación, un área que colinda con el río Fonce, encontramos roedores reptiles aves y mamíferos interesantísimo”, explicó Luis Emilio Atuesta, coordinador de flora y fauna de la corporación CAR Santander.

Encontramos dos especies de las tres existentes en Colombia de tigrillo, encontramos algunos mamíferos pequeños, encontramos pues en la parte alta y más protegida del parque natural regional, pues encontramos también la presencia de nuestro oso de anteojos”, dijo Jassimille Benavides, bióloga CAR Ambiental CDMB.

Podría ver: Motocicleta bomba en Caloto, Cauca: varias viviendas resultaron afectadas

Gracias a un convenio de las siete corporaciones ambientales de la región, se instalarán la mayor cantidad de equipos para conocer cuál es la fauna que nos rodea.

“La oportunidad de tener un monitoreo no invasivo en el cual, podamos observar las especies y la fauna en su hábitat, podamos ver dinámicas que cuando estamos aquí presentes no las podemos observar como verlas comer en sus hábitos de alimentos de reproducción; podemos hasta ver algunos ejercicios no aceptables de algunas personas que no se dedican a la conservación, como que las persiguen o ejercicios de cacería”, expresó Benavides.

Lea más: Fiscales de Colombia y EE. UU. fortalecen lazos para luchar contra criminalidad trasnacional

Pero tristemente el maltrato también ha quedado registrado, especies mutiladas sin justificación alguna por la mano del hombre, como es el caso de una tortuga, que de un machetazo le quitaron una de sus patas.

“No hay derecho a que las personas procedan de esa manera a la vida de la fauna silvestre. Se deben respetar, los animales merecen respeto y también merecen estar en libertad”, sostuvo el coordinador de flora y fauna de la CAR Santander.

Estos hallazgos permiten ampliar las zonas de áreas protegidas en los centros poblados dónde se realizan estos avistamientos.