A pocas horas de que inicie la versión 49 de la Asamblea General de la OEA en Medellín, iniciaron las actividades previas con temas a tratar como la situación de líderes sociales, la legalidad en el proceso de paz y la crisis de Venezuela.

Justamente un grupo de mujeres líderes del vecino país denunciaron que Fabiana Rosales, esposa del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, no pudo viajar a la asamblea pues su pasaporte sería retenido si salía.

Rosales se disponía a viajar junto a un grupo de mujeres líderes para participar en la versión número 49 de la asamblea, pero por temor a que su pasaporte fuera retenido por las autoridades las migratorias, no pudo hacerlo.

“Desistimos de traerla por miedo a que le puedan quitar el pasaporte y tuviera que asilarse en la embajada o la pusieran presa. Realmente Fabiana Rosales de Guaidó es muy importante en Venezuela y no nos podemos dar el lujo de pasar por algo así”, explicó Aixa Armas, presidenta de la Asociación Civil de Mujeres.

Las líderes expondrán en la Asamblea de la OEA, que ante la crisis de Venezuela muchas profesionales son vulneradas con la prostitución.

“Sale una profesional y llega a otro país como prostituta, porque la prostitución es el único trabajo que consiguen, un trabajo de esclavitud moderna”, agregó Armas.

A pocas horas del inicio de la asamblea, el consejero presidencial para la Estabilización de Colombia, Emilio Archila, habló sobre la cifra de excombatientes que ya no siguen en el proceso y de 200 esquemas de seguridad que hay para algunos de los que están en las zonas veredales transitorias.

“No se puede concluir que quienes no estén en el censo se hayan vuelto delincuentes, es una posición infundada, los excombatientes son libres y muchos de ellos pueden haber decidido que no necesitan estar dentro del proceso de reincorporación”, indicó Archila.

Como agenda previa, el secretario general de la OEA, Luis Almagro,  asistió hoy al evento de conmemoración de los 15 años de la misión de apoyo al proceso de paz en Colombia.