El 31 de Julio del año pasado llegó a la Personería de Sopó, este correo en el que un ciudadano pedía investigar presuntas irregularidades en la Asociación Niños por un Nuevo Planeta.

El documento describe como un trabajador de la Fundación, le propinó una paliza a un menor al que luego le negaron la visita de sus padres.

“A la visita de los padres les negaron ver al niño, a quién dejaron en otra casa en el pueblo donde vive un grupo de 15 a 20 adolescentes bajo protección de la misma asociación”.

El correo también advierte de problemas de salubridad por falta de agua.

Publicidad

“Esto es comprobable visitando las condiciones de aseo de la finca la Esmeralda a las 7.30 de la mañana o a las 3 de la tarde para ver el despacho de baños repletos de materia fecal, falta de agua para el lavado de manos y negación de agua para beber a los internos”.

El documento también advierte inconsistencias en los pagos a trabajadores y pide acciones inmediatas. El panorama descrito en el correo de hace un año, fue el mismo que constataron las autoridades de familia y salud del municipio de Sopó en los allanamientos y operativos en la sede de la fundación hace un mes.

Por esta queja funcionarios de la Procuraduría General de la Nación y del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar visitaron la asociación el 4 de Agosto de 2015.

Por el instituto de Bienestar Familiar estuvieron la Defensora de Familia Mónica Bustos, el nutricionista Álvaro Barbosa y una delegada del centro zonal de Zipaquirá.

Por la Procuraduría General participó La Procuradora Judicial de familia Martha Ligia Patrón, esposa del suspendido magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt.

Luego de la visita de los Funcionarios, Niños por un Nuevo Planeta continuo atendiendo niños hasta el sellamiento del mes pasado.

Actualmente el Bienestar Familiar tiene un proceso en el que podría verse comprometida la licencia de la Asociación por falencias en infraestructura y está anunciado otro proceso donde se decidiría sobre su Personería Jurídica.