Ni un preso más pueden recibir las ocho estaciones de Policía en el Área Metropolitana de Bucaramanga.

«Tienen un hacinamiento carcelario del 533 %, representado en 568 personas privadas de la libertad», dijo el general Luis Ernesto García, comandante de la Policía Metropolitana.

Pero, ¿Qué está causando el problema? 14 personas diarias que captura la Policía por diferentes delitos asociados a la seguridad ciudadana, en segundo lugar, la activación de las operaciones contra el microtráfico y otras estructuras generales; y el tercero tiene que ver con las limitaciones para el traslado a centros carcelarios del Inpec.

Un centro de detención temporal solicitado por la institución sería la solución a la problemática.

«Estamos a la espera que el Inpec nos digan si van a hacer el traslado de aquellas personas que están condenadas hacia la cárcel de Palogordo. Ese nuevo bloque que se está generando en este momento, que ya se construyó, puede albergar a 760 personas», manifestó Camilo Arenas, secretario de Gobierno de Santander.

Publicidad

Diariamente, al Gobierno le cuesta $1’800.000 la manutención de cada interno.

Entretanto, el temor crece en las mismas autoridades, que impotentes, tienen que dejar libres a los detenidos. Ocho intentos de amotinamiento han protagonizado los reclusos en lo que va corrido del año.