En un largo discurso pronunciado desde Turbo, región del Urabá en el departamento de Antioquia, el presidente Gustavo Petro criticó la política adoptada por el gobierno de los Estados Unidos en plena crisis mundial desatada por la inflación, la recesión económica y la guerra entre Rusia y Ucrania.

Al instalar el Diálogo Vinculante Regional del Urabá, el presidente dijo que “viene una crisis económica mundial” y a renglón seguido fustigo al país norteamericano al decir que “los Estados Unidos están, prácticamente, arruinando todas las economía del mundo […] En Estados Unidos se han tomado decisiones para protegerse ellos solos, a veces sin pensar en lo que va a ocurrir. Se está vaciando la economía Latinoamericana. Se está saqueando Latinoamérica. Nuestras monedas caen todas, no solo el peso colombiano”.

Más adelante, el jefe de Estado, desde el Estadio Olímpico de Turbo, John Jairo Tréllez, con lleno total, agregó que “nos amenaza una crisis económica mundial, nos amenaza el hambre, nos amenazan las altas tasas de interés de los Estados Unidos, que se llevan nuestros capitales”, y por eso propuso que “todos los países latinoamericanos se unan y construyan una agenda propia ante la crisis económica”.

En el mismo discurso, y en medio de vítores de los miles de asistentes al evento, el presidente Gustavo Petro volvió a defender la Reforma Tributaria a la que varios partidos de la coalición de gobierno como el Liberal y el de la U han cuestionado en las últimas horas:

“A esas fuerzas políticas tradicionales les digo si, un grupo de gente adinerada va a pagar más impuestos, por ello no se van a arruinar [...[ Les digo: no les quiten los recursos a la salud, a la educación, al agua para los más necesitados […] el hueco fiscal no lo van a pagar los trabajadores de Colombia”.