La ley colombiana garantiza los derechos de los pasajeros aéreos según el incumplimiento del que hayan sido objeto sus viajes.