El Colegio Granadino, uno de los más exclusivos en Villamaría Caldas, está siendo el foco de la ciudadanía por cuenta de un espeluznante caso de bullying allí denunciado, ocurrido el pasado 28 de abril.

Según documentan las denuncias ciudadanas, al interior de la institución, el estudiante víctima del caso fue invitado a jugar por otro grupo de alumnos en el recreo.

La dinámica del juego consistía en tomar una pelota en el aire, saltar para poder tomarla y caer en cuclillas. El juego transcurría con normalidad hasta que llegó el turno para menor de 13 años.

Según se indica, cuando el alumno recibió la pelota, los otros estudiantes habrían insertado disimuladamente una varilla sobre la tierra al momento de su caída; se dice que al alumno le alcanzaron a perforar un testículo y tuvo que ser remitido de urgencia a una clínica, donde se recupera de sus heridas.

Otro detalle señala que otros niños fueron “obligados a observar el acto mientras otro estudiante grababa un vídeo” contra el estudiante, cuyo accionar habría sido impulsado por el constante bullying del cual es víctima.

También puedes leer: ‘Otoniel’, de guerrillero a paramilitar y luego capo del narcotráfico

Tras el suceso, la institución educativa se pronunció en un comunicado, en el que rechazó el aberrante caso y activó una ruta de atención exclusiva para este tipo de eventos.

Otro comunicado, remitido por los padres de familia de los estudiantes del colegio, señala que los casos de matoneo dentro del colegio son recurrentes, en donde varias acciones similares fueron denunciadas dentro de la institución con estudiantes de séptimo grado, sin obtener respuestas o soluciones.

Ante la aparente negligencia de la institución en atender los casos de bullying, usuarios en redes sociales instaron al Ministerio de Educación para que intervenga.

No es el primer caso reciente de bullying que transcurre en un colegio de Manizales. A mediados de marzo, otro menor de edad falleció tras que su familia denunciara que fue golpeado fuertemente con una puerta por uno de sus compañeros de clase, también motivado por el matoneo que padeció.