En su política de ahorro de energía, una universidad busca que la recarga de energía en celulares y tabletas de los alumnos no se hagan con el cable de la luz, sino con la cadena de una bicicleta.